domingo, 26 de octubre de 2008

CAMBIO DE HORARIO




   "Pero en el camino de retorno le sucedió una pequeña aventura. A la mitad del recorrido se dio cuenta de que no iba por donde debía. Se acordaba muy bien de que tenía que encontrarse con las tres figuras de lacayos soñolientos, pero había cruzado ya cinco o seis estancias, y era como si a aquellas figuras se las hubiera tragado la tierra. Percatándose de su error, retrocedió un poco, dobló a la derecha y se encontró en un gabinete sumido en la penumbra, que no había visto cuando se dirigía a la sala de billar. Se detuvo unos momentos, luego abrió resuelto la primera puerta en que puso la vista y entró en un cuarto completamente a oscuras. Enfrente se veía la rendija de una puerta por la que se filtraba una luz viva; del otro lado de la puerta, llegaban los apagados sones de una melancólica mazurca. También en el cuarto oscuro, como en la sala, las ventanas estaban abiertas de par en par, y se percibía el aroma de álamos, lilas y rosas...
   Riabóvich se detuvo pensativo... En aquel momento, de modo inesperado, se oyeron unos pasos rápidos y el leve rumor de un vestido, una anhelante voz femenina balbuceó «¡Por fin!», y dos brazos mórbidos, perfumados, brazos de mujer sin duda, le envolvieron el cuello; una cálida mejilla se apretó contra la suya y al mismo tiempo resonó un beso. Pero acto seguido la que había dado el beso exhaló un breve grito y Riabóvich tuvo la impresión de que se apartaba bruscamente de él con repugnancia. Poco faltó para que también él profiriera un grito, y se precipitó hacia la rendija iluminada de la puerta...
   Cuando volvió a la sala, el corazón le martilleaba y las manos le temblaban de manera tan notoria que se apresuró a esconderlas tras la espalda. En los primeros momentos le atormentaban la vergüenza y el temor de que la sala entera supiera que una mujer acababa de abrazarlo y besarlo, se retraía y miraba inquieto a su alrededor, pero, al convencerse de que allí seguían bailando y charlando tan tranquilamente como antes, se entregó por entero a una sensación nueva, que hasta entonces no había experimentado ni una sola vez en la vida. Le estaba sucediendo algo raro... El cuello, unos momentos antes envuelto por unos brazos mórbidos y perfumados, le parecía untado de aceite; en la mejilla, a la izquierda del bigote, donde lo había besado la desconocida, le palpitaba una leve y agradable sensación de frescor, como de unas gotas de menta, y lo notaba tanto más cuanto más frotaba ese punto. Todo él, de la cabeza a los pies, estaba colmado de un nuevo sentimiento extraño, que no hacía sino crecer y crecer... Sentía ganas de bailar, de hablar, de correr al jardín, de reír a carcajadas... Se olvidó por completo de que era encorvado y gris, de que tenía patillas de lince y «un aspecto indefinido» (así lo calificaron una vez en una conversación de señoras que él oyó por azar)".
(...)

"Riabóvich metió la cabeza bajo la sábana, se hizo un ovillo y empezó a reunir en su imaginación las vacilantes imágenes y a juntarlas en un todo. Pero no logró nada. Pronto se durmió, y su último pensamiento fue que alguien lo acariciaba y lo colmaba de alegría, que en su vida se había producido algo insólito, estúpido, pero extraordinariamente hermoso y agradable. Y ese pensamiento no lo abandonó ni en sueños".

Fragmento de "El Beso" , cuento de Antón Chéjov
* No dejeis de verlo y escucharlo: YouTube - ninna nanna film oci ciornie

14 comentarios:

Emily dijo...

Precioso fragmento. Me encantan los cuentos de Chéjov, sobretodo aquel de la dama del perrito (me identificaba?)
Me pido la cabaña en otoño, acompañada de mis costuras y mi perro.
Pero no me puedo quejar. Esta mañana me he levantado, he desayunado bajo el sol con mi hija y mi perro, y hemos rozado la felicidad. Qué más se puede pedir? Creo que nada.

desconvencida dijo...

Qué bonito fragmento, Mary Kate, me han entrado ganas de leer el cuento entero! Un beso

Striper dijo...

leere el cuento entero , me ha gustado este trozo.

MK dijo...

Un día perfecto Emily .
Me alegro, también ha sido apacible y cálido para mí.
¿Qué más se puede pedir?.Mmmmm ...dejame pensar...¿Alguien fuera ,clavadito a Sam Shepard ,ocupándose de cortar la leña por si refresca?.

Descon , veterana!...tres años tu blog , ya!.
Por cierto tengo que pedirte que me busques aquel fragmento de entrevista a Roberto Bolaño en el cual habla de los cuentos , y de los mejores escritores de cuentos , refiriéndose indirectamente a Chejov. Lo leí en tu blog ,lo sé seguro, pero no recuerdo cuando...

Striper , leetelo sin falta,este y todos los que puedas, es tan , tan tierno , melancólico y es tan certero describiendo pensamientos y sensaciones.
Es que Chejov es muy...ruso.

atikus dijo...

Dulces sueños!...

y esos Huevos con salchichas en el campo deben entrar estupendamente en una mañana soleada en el campo!

lo cambuiaría por la de la ciudad ;)
bsstos

Alex dijo...

Me encantan los autores rusos, Chéjov en especial. Tienen todos ellos un fatalismo vitalista en su modo de observar el mundo. He tenido la suerte de ver "Tío Vania" (un buen ejemplo de ese fatalismo del que hablo) en teatro y después en celuloide (Louis Malle en la calle 42), es una de mis obras favoritas. No hace mucho leí "La Gaviota" y vi la versión televisiva de "Tres Hermanas" con Sandy Dennis, pero no conocía el cuento que citas.

Y oye, qué buena pinta tienen esos huevos con bacon. Abre el apetito sólo verlos.

El futuro bloguero dijo...

Ese es mi Atikus.
Según leía, los comentarios, (yo los leo todos) pensaba... pero es que nadie va a comentar nada de la foto...

Me apunto al desayuno....

besos

NoSurrender dijo...

un cuento precioso, MK. Y no tan melancólico, creo que hay un montón de vida en ese sueño que le atrapa. Levantemos un vaso de vodka por Chejov!

Besos!

koolauleproso dijo...

De todos los cuentos de Chejov, me quedo especialmente con este (y mira que es difícil la elección, pues Chejov es un "imprescindible" del relato breve). Me encantó, también, cuando la vi, la película de Nikita Mikhalkov, y me importaron muy poco las acusaciones de "plagio" a la gran "8 y medio" de Fellini. Si vien la influencia del mejor cine italiano es innegable en "Ojos negros", disfruté como un enano viendola hace ya tantos años, y creo que nunca está de más un homenaje a un genio como Fellini (y también a Visconti, por cierto).

koolauleproso dijo...

por cierto, que he caído en la cuenta de la muy sutil relación de la última entrada de mi blog, titulada "El beso" con este cuento de Chejov, permitaseme la licencia, sin querer compararme con un maestro incuestionable del relato breve como Chejov.

MK dijo...

Atikus , un domingo de Octubre soleada y con una hora de más da para soñar con ese desayuno y añorar ese campo de girasoles ahora ya vencidos.
Estás invitado para otra vez, guiate por el olor de los fogones.

Alex ,ahora estoy con Blugákov y el domingo acompañándolo con huevos , beicon , zumo de naranja ,tostadas , mermelada de grosellas y café con leche .
Por la tarde , paseo por el bosque y Doctor Zhivago .
Pas mal...

Futuro , por supuesto , como ya imaginas , lo mío es cocinar para el Séptimo de Caballería . Así que sin duda sigue el mismo rastro olfativo que los demás.
Los huevos con puntillitas ?

Lagarto , vaya ese vaso de vodka por delante y luego entonemos juntos ese ...
Ochi chernie, oooochi strastnie!
Ochi zhguchie i prekrasnie!
Kak lyublyu ya vas! Kak boyus' ya vas!
Znat' uvidel vas ya v nedobriy chas!

Koolau , me gustó mucho tu página dedicada a ese anhelado beso.
Y en cuanto a ese fragmento de la película de Nikita Mikhalkov , lo encontré de casualidad y me arrebató la voz de Mastroiani y la canción con ese paisaje de fondo.
Me cogieron ganas de volver a verla.

el paseante dijo...

MK, Chéjov em queda una mica lluny de les meves preferències literàries. Massa complicat, massa interiorista. Sóc més de façanes. Però aquest ou ferrat amb bacon mmmmm. :-)


Es nota que tornes a tenir internet. Me n'alegro.

Rita dijo...

Aquest post me l'havia perdut! :-(
Acabo d'esmorzar, llàstima... Aquests ous criden!

No he llegit mai res de Chéjov encara, però no trigaré gaire... Deliciós aquest fragment!
Petons!

MK dijo...

Paseante , "de façanes"?.
Bé , no hem de coincidir sempre en gustos literaris. Pero estarem sempre d´acord amb lo dels ous ferrats i el bacon...mmmm i amb pernil...també.
Rita , hi ha un recull publicat que es titula "Cuentos Imprescindibles" y venen tots els més significatius. Et recomano el de la gosseta Kamchatka.