miércoles, 28 de marzo de 2007

CUANDO APRENDO PALABRAS NUEVAS

© MK
Navego en aguas que no conozco.
Navego en aguas que había olvidado.
Me adentro en ti dejando que traces el rumbo
y confío en el viento.
Busco en vano un horizonte que me diga
donde terminas.
Y al caer la noche me asalta el desaliento
y me véo como ayer , varada en tu orilla.
Hay en ti un océano escondido bajo siete llaves.
Y dicen que el mar se lleva a los valientes
¿Se puede echar de menos lo que no ha sucedido?
Entonces echo de menos el vértigo de la profundidad
que surco,
el empaparme con la lluvia,
el miedo al naufragio ,
el color de la tormenta ,
y el saber que en tu puerto estarás esperándome
convertido en bolardo.

3 comentarios:

Alex dijo...

Aunque imagino que el texto es aplicable a muchos otros ámbitos, y aunque suene ridículo, lo cierto es que nunca he navegado en mar abierto. De hecho, nunca he montado en un barco más grande que las barcazas del Retiro.

MK dijo...

Pues yo te confesaré que sigo mareándome irremediablemente , tanto en mar abierto , como en los otros muchos ámbitos.

Anna Paula dijo...

Sólo e pasé para decir que ese texto me pareció perfecto. sobretodo la pregunta. Enhorabuena por el blog, tiene poderes curativos.